Opinión
COLUMNA DE OPINIÓN

Cien días de paro municipal, candidatos congelados y movilizaciones calientes

La dinámica política nos anticipa que esta semana estará marcada por dos momentos significativos que darán que hablar si se concretan simultáneamente en Río Gallegos, ciudad que vive por estos días inmersa en un clima de tensión social creciente mezclada con parálisis y fastidio, lo que puede resultar en un coctel explosivo si se lo mezcla con una dosis de indiferencia política y lanzamiento de campaña.

Por Federico Muñoz
Columnista

 Por un lado, si se confirma lo que los medios nacionales vienen anticipando, el próximo jueves 2 de julio se realizará el lanzamiento de campaña de Máximo Kirchner en un acto en el que se prevé contar con la presencia de los candidatos de la fórmula presidencial Scioli- Zannini. Los candidatos nacionales se presentarían como parte de un homenaje al fallecido ex-presidente Néstor Kirchner, y el acto tendría además un condimento extra: el posible lanzamiento de Alicia Kirchner como candidata a gobernadora. Es decir, un acto de campaña con fuertes definiciones dentro del espacio kirchnerista provincial, y por lo cual se espera una importante movilización de militantes y dirigentes del Frente para la Victoria (FPV), que se darían cita en esta capital.

Por otro, esta semana se cumplirán cien días del paro de trabajadores municipales lo que constituye una de las medidas de fuerza más prolongada de los últimos años por parte del sindicato que conduce Pedro Mansilla, y nada hace suponer que la medida de fuerza se levantará porque no hubo hasta el momento ninguna iniciativa que acerque posiciones.

Hay que recordar que el paro se lleva adelante en reclamo del 15% de aumento que el intendente Cantín se habría comprometido a pagar siempre y cuando la recaudación aumentara y le permitiera hacer frente a ese compromiso. Pero ese 15% es un reclamo atrasado, ya que corresponde a la segunda parte del 2014, dado que para este año el gremio ya acordó una pauta del 26,5% que comenzó a percibir.

Una de las cosas que hubiera permitido comenzar a destrabar el conflicto, habría sido que el intendente llevara a la última reunión paritaria el presupuesto 2015, para que los gremialistas comenzaran a analizarlo y pudieran ver si existe alguna partida que pudiera reasignarse para abonar el aumento en disputa. Pero Cantín no llevó a ese encuentro el presupuesto del año en curso, solo se limitó a presentar los ejecutados hasta el 2014 y reiteró casi sin modificaciones la oferta del 5% en cuotas. Eso motivó la nueva movilización gremial, que rechazó de plano la propuesta.

Hay que recordar que la actual gestión municipal no presentó todavía el proyecto de presupuesto 2015 al Concejo Deliberante, algo que tenía que haber ocurrido a fines del año pasado. Y si se respetara el funcionamiento institucional, el Concejo debería ser el espacio natural para discutir modificaciones al proyecto de presupuesto que envíe el intendente, más ahora que está integrado por dos concejales que proceden directamente del riñón sindical. Pero tampoco ocurrió, y el Concejo entró en receso invernal hasta el mes de agosto, con lo cual si hubiera intención de tratar el presupuesto 2015 de forma urgente, debería convocarse a sesiones extraordinarias y al trabajo de comisiones, una posibilidad que ni siquiera se mencionó por estas horas.

Tampoco se concretó una nueva convocatoria a paritarias, algo que había sonado fuerte en la semana como un rumor. La versión indicaba que en esa hipotética paritaria, el intendente Cantín ofrecería un porcentaje cercano al 15%, y ello sería posible con la ayuda del estado provincial y algunos cambios en ese presupuesto que todavía no se presentó. Esa versión circuló a mediados de semana y se esfumó rápidamente, negada por voceros del gobierno municipal. En otras palabras, todo sigue igual.

En ese contexto de paro y movilización de trabajadores, las candidaturas locales quedaron congeladas, a la espera que se resuelva un conflicto que paralizó totalmente la gestión municipal, que si antes era blanco de quejas por su inoperancia, ahora sencillamente ha dejado mudos a los riogalleguenses que ya no saben cómo calificar al abandono de las funciones más básicas del estado.

Si bien los partidos políticos siguen definiendo internamente a sus candidatos locales, son muy pocos o casi ninguno los que se animan a salir a la luz y comenzar su campaña con miras a la intendencia, las concejalías o la diputación por pueblo. Y ello obedece a dos razones de peso: la primera es que ningún candidato quiere salir a la calle bajo el clima de tensión social que conlleva la falta de servicios y el pésimo estado de la ciudad, porque la ciudadanía molesta no diferencia entre postulantes y elegidos y mete a todos en la misma bolsa. Es decir, nadie se quiere comer el costo de la mala gestión municipal, y tener que pedir disculpas por la inoperancia ajena es empezar la campaña con el pie izquierdo.

La segunda razón, y la mayor densidad, es la amenaza lisa y llana que lanzó el gremio municipal que ya adelantó que no va a permitir que nadie haga campaña mientras el conflicto no se resuelva. Lo que se dice un virtual estado de sitio para las campañas proselitistas.

Si se tienen en cuenta estos dos argumentos, se podrá ver que no es muy alentador para la paz social que el binomio kirchnerista que aspira a la presidencia se presente en un acto de campaña, en medio de una de las mayores crisis político-gremiales que vive el Municipio desde el regreso de la democracia.

Vale citar que como parte de las acciones gremiales, hace poco tiempo los municipales se hicieron presentes en un torneo internacional de paddle que se disputó en esta ciudad, y lo hicieron para “darle visibilidad” a su reclamo, ya que el evento tenía cobertura periodística de medios nacionales. No hay que hacer mucho esfuerzo para imaginarse qué tipo de cobertura mediática tendría un acto donde estuvieran presentes la fórmula presidencial, Máximo Kirchner y la posible candidata a gobernadora Alicia Kirchner. Es casi una invitación a manifestarse.

Suponiendo que se cumplan los cien días de paro municipal, y que se concrete el acto partidario del FPV, habrá que estar atentos a que no exista nada que suene a provocación o a subestimación de la lucha gremial, para que no se incremente la tensión que ya viene acumulada por la duración de la protesta y la ausencia de soluciones. Y hasta ahora no hay indicios que el reclamo vaya a levantarse.

Pese a ello, y como antecedente, vale traer a colación que en el 2007 cuando arreciaba lo más álgido del conflicto gremial, el Frente para la Victoria hizo un acto político de gran magnitud con la presencia de Néstor y Cristina Kirchner en el gimnasio del Boxing Club, en medio de manifestaciones gremiales. En ese momento los sindicatos estatales protestaban contra las políticas que llevaba adelante la gestión kirchnerista en la provincia, y como corolario de esa noche de campaña el ex- ministro provincial Daniel Varizat atropelló con su camioneta a varias personas a la salida de un hotel y se dio a la fuga. Lo demás es historia conocida.

Más de Opinión
CORREO AL DIRECTOR MEDIÁTICA DIGITAL

Reclamo de Profesionales Municipales

Reclamo de Profesionales Municipales
18 Abr 2017 Profesionales autoconvocados de la Municipalidad de Río Gallegos dan a conocer su situación económica laboral.